PDF para descargar gratis

Chile Centro (crónica, 2019), de Marcelo Milman Pilnick
Una crónica al detalle de un viaje a la región centro de Chile.

Prosa de madrugada III

Por Chelo Mil

Crudo y cruel es el invierno, que a cada paso derrama una certeza: un pedazo de hielo antropomorfo que refracta la luz del sol.

Pero si vamos a hablar de certezas hablemos del diario, del periódico, del segundero de la historia, poblado de anécdotas de ayer que sería mejor olvidar y, que al mojarlo, su tinta se diluye en un gris informe sobre el frágil papel prensa.

También, mi barba tiene canas y éstas son la certeza del paso del tiempo. No hay dudas, la noche eterna debe ser dormida, como dijo Petronio.

Prosa de madrugada II

Por Chelo Mil

El sol indignado escucha mi lamento, lo de siempre: la soledad, la ausencia de amor y el exceso de pantallas. 

Yo igual le digo que sigue siendo mi buena estrella, el destino de mis suspiros, los del futuro. Porque habrá suspiros, me lo dijo hace un tiempo una galletita de la suerte en el barrio chino, es una promesa.

Suspiros, gemidos y jazmines, escribí en mi primer libro, aquel de adolescencia, los bravos soldados, que batallan, que destierran, que matan la muerte.

Menuda fórmula …


La cala negra de la familia

Título: La cala negra de la familia
Autor: Sebastián Muzzio
Género: Poesía
Soporte: digital (ePUB, PDF)
Año: 2024

Solicitar eBook por e-mail.

Descripción: La belleza del negro, de la cala negra; la amapola, la mantis, son algunos de los elementos que dan vida a este libro de poesía que se nutre de la flora, de lo natural.

Fragmento

Volar
no es caer
sobre colchón de rosas
en el momento que uno desea,
subirse a la nave
es trepar por la enredadera espinosa,
rasparse, pincharse,
cortarse hasta sangrar,
sentir que no se puede subir,
caer, quedar agarrado
con una mano, balancearse
frenéticamente
y en un golpe saltar a la cima
con las almas y estrellas danzando.
Allí, beber la realidad pura,
ver los cruces de caminos,
reír hasta sanar,
brindar con los espíritus,
regodearse en el placer de la simpleza,
proyectar los sueños,
sentar las bases para su realización
y diagramar la obra,
los conceptos, el ritmo, la certeza
del lugar destinado para afincarse,
multiplicar el amor y el arte.
*

Prosa de madrugada

Por Chelo Mil

Camino despacio. Un pie a la vez, después aplaudo un buen rato. Lloro, y cada lágrima que cae esgrime su estrategia: crear nuevos mares; a sea of sadness.

Corro, no importa hacia dónde. Importa el atardecer, la noche arriba descalza y en bicicleta, como una niña divertida hasta la locura.

Y recuerdo caminatas de otras épocas, alrededor del parque Urquiza. Y sueño con volver a verlo, a él, cuyo nombre es también el de la ternura.

Carnaval Rosario: una cita con la libertad

Crónica - Por Marcelo Milman Pilnick

"Durante el carnaval, todas las jerarquías sociales son invertidas, los superiores se convierten en inferiores y los inferiores se convierten en superiores. Durante el carnaval, las diferencias sociales y las diferencias entre las personas se suspenden temporalmente. Es un tiempo de igualdad, donde todos participan en una fiesta común, donde todos pueden ser quienes quieran ser, sin importar su estatus social o su posición en la sociedad", Mijaíl Bajtin, en "La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento: El contexto de François Rabelais".

Cuerpos exhuberantes vistos desde lejos, desde las gradas. Hay una sospecha de sensualidad en el brillo de la piel, en el color de los atuendos, en los tatuajes. Cerca, el niño baja los escalones y amenaza con la espuma, a mis lentes. Todavía es de día y los gabinetes de maquillaje están a full de niñes que quieren estar a tono, mientras la gastronomía espera una afluencia mayor de gente.

Los tambores de la murga apelan con su ritmo a lo ancestral, hay algo que es esencia y que empuja a mi cuerpo a moverse, de una forma nueva, que no se sabía posibilidad.

Ya a la vuelta, yendo a tomar el colectivo, me di cuenta de que mi pañuelo de la diversidad sexual ya no estaba en mi pantalón, se había caído, lo afanaron, no sé, pero tengo la certeza de que estuvo bueno llevarlo, los colores del arco iris cayeron en un espacio de libertad ...